Presencia de armas en los videojuegos, dirigida a futuros compradores

Ciudad de México.– Fabricantes de armas como Barret tienen como estrategia de venta la difusión de sus fusiles en los videojuegos más populares para que los jóvenes las conozcan y en el mediano plazo se conviertan en usuarios.

Los fabricantes de armas en Estados Unidos se benefician de los videojuegos violentos donde, precisamente, el argumento gira en torno a la utilización de éstas, pues aquellos que buscan ser más realistas deben firmar licencias para replicar modelos de la vida real en las plataformas virtuales.

Uno de los fabricantes de armas que más destacan en la comercialización de productos dirigidos a niños como una imitación de productos para adultos dirigida a menores, con el objetivo de que se conviertan en clientes del artículo genuino, es Barret.

Sus rifles de francotirador calibre .50 aparecen en varios videojuegos de moda como Call of Duty: Black Ops Cold War u otros menos conocidos como Orange FPS.

“Los videojuegos exponen nuestra marca a un público joven que se considera posibles futuros propietarios”, le dijo Ralph Vaughn, quien es el encargado de negociar acuerdos con desarrolladores de juegos para Barrett al sitio Eurogamer en 2019.

Ayer, el canciller Marcelo Ebrard acusó que las compañías fabricantes de armas en Estados Unidos, demandadas por el Estado mexicano por comercio negligente, financian videojuegos para expandir y normalizar su uso entre los jóvenes.

“También están financiando videojuegos para fomentar la expansión del consumo de armas con los jóvenes, para quitarle la dimensión humana de lo que significa agredir a otra persona con un arma y convertirlo en una especie de competencia con armas especialmente diseñadas para ello”, subrayó.

Por esa y otras razones, expresó su confianza en que México ganará la demanda interpuesta en una corte de Massachusetts el pasado 4 de agosto porque tiene la simpatía de diferentes sectores e incluso está demostrado que el 70 por ciento de armas que ingresan de manera irregular provienen de la unión americana.

Remarcó que el reclamo de México se basa en que las prácticas de fabricación, distribución, publicidad y venta de estas empresas favorecen el uso de armas vinculadas al crimen.

“¿A qué queremos llegar? A que se les ordene modificar esas prácticas porque genera violencia en nuestro país, pensemos las armas que se usan en los asaltos, no sólo las Barrets contra las fuerzas de seguridad del país sino los asaltos en la calle”, dijo.

“Lo que no dicen y sí lo decimos nosotros en nuestra demanda es que están generando armas que saben están destinadas al mercado vinculado al narcotráfico y a la violencia en México, por el tipo de arma, bueno imitan hasta el color marfil o características similares a las armas detenidas cuando se actúa contra los grupos delincuenciales, ellos saben que van a esos grupos”, dijo.

Ebrard detalló que el 31 de enero es la fecha límite que dio la Corte para responder los argumentos presentados por las 11 empresas fabricantes de armas y en cuanto México replique, ellos tendrán hasta el 28 de febrero para contestar y a partir de ese momento la autoridad puede tomar una determinación del caso.

En este sentido, enfatizó la necesidad de quitarles la “carta naturalidad” a las llamadas armas ligeras que son las más utilizadas para cometer homicidios en el mundo.

“Esta demanda la vamos a ganar, es más el supuesto de la industria era que no la iba a admitir la Corte y la Corte la admitió, claro siempre tiene su riesgo jurídico cualquier caso, cualquier juicio, pero los argumentos que México está presentando son argumentos que yo creo que tienen la simpatía de la mayoría de la población, por lo que estamos viviendo en términos de violencia”, advirtió.