Weekly News

Boletas de la discordia

19 de junio de 2016.

AL PAREDÓN

BOLETAS DE LA DISCORDIA

Teófilo Alvarado

Si las autoridades electorales tienen forma de comprobar que actuaron apegadas a la normatividad y al derecho, no tienen por qué temer la impugnación que hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), de la elección de la gubernatura, donde se pide la anulación.

Hasta el momento los representantes del Instituto Estatal Electoral (IEE) han reiterado que en ningún momento imprimieron boletas de más, salvo las necesarias para entregar a las casillas electorales de todo el estado de Chihuahua. Falta que se pruebe.

Sin embargo, el PRI se mantiene firme en que 171 mil 506 boletas llegaron de más a las asambleas electorales después de las 6 de la tarde del 5 de junio, sugiriendo que pudieron haber sido clonadas por el PAN, los “marcianos” o alguien más, lo cual debe ser aclarado.

Afirman los tricolores que revisaron 3 mil 321 casillas instaladas en toda la entidad, donde el INE –o IEE- entregó 1 millón 394 mil 301 boletas electorales, sin embargo de regreso llegaron 1 millón 565 mil 807 unidades, en forma de votos válidos, votos nulos y boletas inutilizadas, habiendo una diferencia de las 171 mil 506, siendo que la diferencia a su vez entre Javier Corral y Enrique Serrano, fue de 116 mil 503 votos a favor del primero.

Lo interesante del asunto es que el PRI no está reclamando que haya diferencia en cuanto a los votos computados por los funcionarios de casillas y registrados en las actas oficiales, de las cuales debe tener copias el PRI, sino de las boletas que regresaron a las sedes electorales ya por la tarde-noche, las cuales discreparían en número según dicen, de las entregadas a los presidentes de casilla antes de las votaciones.

Viéndolo desde atrás de la barrera, es muy sencillo saber si alguien “sembró votos” en el trayecto de la casilla a la asamblea electoral, porque bastaría revisar las actas de instalación y cierre de la casilla, así como las actas de registro de los cómputos, porque esas copias de los documentos se entregan a los representantes de partido al momento en que se llenan, en cuanto el paquete electoral se va rumbo a las oficinas electorales.

Hay muchos testigos de los conteos, así es que por ese lado no puede haber sorpresas.

En todo caso si “alguien” hubiera “taqueteado” el paquete en el camino, tendría que haber modificado actas originales y firmas, lo cual es imposible o bien perfectamente detectable.

En todo caso el PRI está buscando posibles irregularidades cometidas por el órgano electoral, en cuanto a la impresión de boletas, porque parece que no siguieron los protocolos adecuados y el caso deberá ser valorado, para ver si hubo una gravedad tal que amerite la anulación y la reposición del proceso.

En general, al menos en los casos que atendió el Tribunal Estatal Electoral (IEE) por las diferentes quejas de personas y partidos políticos durante el proceso, se portó completamente “light” a favor de los señalados, ya que casi a nadie sancionó, porque rara vez se podía supuestamente comprobar la acusación. Así es que con ese antecedente la denuncia del PRI no pasaría esta vez tampoco a mayores.

Pero hay instancias superiores y seguramente el PRI las agotaría hasta lo último. Es ahí donde queda la duda de cuál será el desenlace de esta judicializada elección, porque los especialistas valorarán cada prueba aportada.

Los corralistas aseguran no estar preocupados, mientras la mayoría de los priistas hacen como que ya superaron el duelo y aceptaron la derrota, aunque en su corazoncito algunos no dejan de albergar alguna vaga esperanza del resurgimiento de las cenizas, según lo han manifestado en privado.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales

Notas relacionadas


Municipio de Juarez

Diseño de Aplicaciones Móviles